¿Cuándo desaparecerá la ansiedad?

Ansiedad

Llevo años tratando a personas con síntomas de ansiedad. La experiencia me ha hecho concluir que realmente, cuando una persona supera realmente su ansiedad, es cuando realmente consigue estar en coherencia consigo misma (lo que hago, lo que digo, lo que siento y lo que pienso) cuando ponemos en coherencia nuestra vida comenzamos a sentir paz, cuando eliminamos algunos mecanismos de defensa que ya no son necesarios (por ejemplo, ser demasiado perfeccionista o autoexigente) o incluimos algunos mecanismos que no teníamos (por ejemplo, poner límites asertivamente).

Otro modo de coherencia en la vida de cada uno puede ser con respecto a una pareja, los hijos, otras relaciones, el estilo de vida, el mundo laboral, las relaciones que tengo alrededor, el lugar en el que vivo…etc.

Proceso terapéutico para tratar la ansiedad

Estoy muy acostumbrada a ver cómo las personas van disminuyendo progresivamente sus síntomas de ansiedad a lo largo del proceso terapéutico, sin necesidad de abordar los síntomas de manera directa.

En un primer momento, si la ansiedad es muy elevada, tenemos que aprender algunas técnicas para “sobrevivir” a la ansiedad, intentar que no vaya a más o gestionarla de manera que sus consecuencias no sean tan incómodas (como hiperventilar, marearse demasiado, no comer o no dormir) a veces es necesario utilizar medicamentos psiquiátricos u otras técnicas como acupuntura para relajar el sistema nervioso. Pero el trabajo realmente terapéutico y cuando de verdad desaparecen los síntomas de ansiedad ocurre cuando nos entregamos al proceso terapéutico. Esto requiere un tiempo, sí, al menos un año o dos años, o incluso más.

Es en este proceso terapéutico donde sanamos nuestros traumas, cambiamos esos condicionamientos antiguos negativos, aprendemos a poner límites, a ser asertivos, a aclararnos con la manera en la que realmente quiero vivir, poder estar tranquilos y en paz con nosotros mismos, tener una buena autoestima, equilibrar relaciones con los demás, soltar “lastres”, así como acoger las responsabilidades que antes daban miedo, y… en definitiva, un largo etc. Porque cada persona necesita equilibrar uno o varios aspectos, y cada uno ha aprendido una manera de defenderse ante el mundo o se ha desequilibrado de una manera diferente. Por eso no hay una ley única y cierta para todo el mundo sino que hay que ir a lo que realmente es bueno para cada persona, para su evolución y su felicidad, y lo que le sirve a cada uno.

Las personas van cayendo en la cuenta, siendo más conscientes de sí mismas, haciendo pequeños cambios poco a poco, aprendiendo a relajarse, tomando decisiones coherentes, dando pasos, y sí, es un proceso, que en definitiva, trata de aprender a quererse una misma y aceptarse. La respuesta final a quién soy realmente (que suele ser más sencilla de lo que nos creemos) es lo que verdaderamente nos hace superar los trastornos de ansiedad.

ELIMINAR SÍNTOMAS DE ANSIEDAD ¡¡¡YA!!!

 

CÓMO ELIMINAR LOS SÍNTOMAS DE ANSIEDAD ¡¡¡¡¡INMEDIATAMENTE!!!!!!!
AH…Y ME NIEGO A TOMAR MEDICACIÓN…

Muchas veces recibo en consulta personas con un alto nivel de desesperación debido a que llevan mucho tiempo con síntomas de ansiedad, síntomas depresivos, obsesiones, «demasiada» sensibilidad, y desean que yo les de herramientas para superar los síntomas y que eso se vaya.

Paciente: ¿Qué debo hacer para que eso se vaya ya?

Terapeuta: Llora cuando lo necesites, haz los ejercicios de respiración que hemos hecho en consulta y los ejercicios de relajación, trucos cognitivos para no entrar en «la mentira negativa de la mente», ser consciente de cómo está tu cuerpo y respetar las necesidades en lo posible, algunas técnicas bioenergéticas potentes cuando te ves con mucho nerviosismo, haz deporte, descanso, come bien, sociabiliza, bla bla bla bla…

Paciente: Oiga psicóloga, yo todo eso ya lo he probado y no se me quita!! Quiero que se me quite YA!! No puedo estar así más tiempo

T: Los síntomas de ansiedad que experimentas vienen de un sistema de personalidad, creencias, y tu historia de aprendizajes, tenemos que poner conciencia y voluntad para no realizar las mismas respuestas ante determinados estímulos, de modo que SIEMPRE actuemos de manera automática, condicionada por nuestras antiguas creencias auto-desvalorizadoras, exigentes, etc. Eso no se quita en dos días porque son aspectos profundamente arraigados. Además, a lo largo del proceso terapéutico, iremos trabajando algunos temas o experiencias pasadas que te han marcado y que configuran tu «cuerpo dolor», vamos, tus «traumitas» de la infancia, que te han condicionado toda la vida y que te siguen condicionando desde tu inconsciente. Por tanto requiere un proceso, tener paciencia y constancia. Estamos demasiado acostumbrados a obtener resultados a través del esfuerzo.

Si hago A ocurre B. Ese es uno de los daños de nuestra sociedad actual. Del mismo modo, algunas personas con este sistema de creencias me piden pautas, consejos, para cómo eliminar el síntoma, sin mirar mucho hacia adentro, ¿¿¡¡¡dime como hago para que se me quite esto!!!??

Si estás muy desesperado ya con tus síntomas de ansiedad, obsesivos o de depresión, tu profesional ideal es un psiquiatra pero ah!! NO!! No quieres pastillas porque «eres antipastillas» o «anti-psiquiatras» pero quieres que yo te diga cómo eliminar esos síntomas YA. He aquí la cuestión.

Hay personas que hacen TOOOOOODO lo que «hay que hacer» para que se les quite el síntoma y no se les quita, no entienden por qué no se les quita si hacen todo lo que le ha dicho la psicóloga, si han leído tantos libros de autoayuda, si hablan con su super amiga y confidente sabia que también va a terapia…entonces, ¿¿qué pasa?? Pues te lo diré, que estás únicamente centrado en que se te vayan los síntomas y es de nuevo, una manera de tratarte con rechazo y no con amor. Estás actuando desde el amor condicionado, desde el mandato de que «debes cambiar para ser mejor, para ser aceptado» (por ti mismo)…y de nuevo, vuelves a la carrera de la no aceptación, la exigencia y el miedo. Aquí estás en el mismo círculo vicioso del auto-rechazo, lo cual contribuye al mantenimiento de tus síntomas. Si tienes unos síntomas es por algo y tenemos que tener paciencia.

Para mí, el secreto de la psicoterapia es aprender a amarnos a nosotros mismos, tengamos el síntoma que tengamos. Esta controversia es precisamente lo que te saca de la rueda del hámster. No quiero tener estos síntomas, pero es que no los puedo evitar, voy a luchar contra ellos, hacer lo que haga falta para que se vayan, no los quiero…cachis!! Otra vez están aquí….puffff venga, que se vayan, que se me quite esto…es una manera muy agobiante de vivir con síntomas. Trata el síntoma, a la vez que trabajas lo que hay debajo. Eso sí, no existe la inmadiatez de ¡YA! con ejercicios y tips (lo siento, para los cognitivo-conductuales).

Hay algo que quiero explicar, en plan «Barrio Sésamo» y considero importante.

Hay personas que debido al estrés desarrollan una úlcera estomacal o gastritis… Has estado tanto tiempo con ansiedad y estrés que ya ha llegado a ser un problema psicosomático de salud en tu cuerpo. Sabes que es provocado por el estrés o la ansiedad con la que has vivido en los últimos años…ok, vas a terapia para intentar aprender a vivir con menos estrés, para ordenar tu interior, tu vida, desaprender cosas y aprender otras pero…cuando ya tienes la úlcera, ¿Qué haces? ¿Esperas a trabajar el estrés para ir al médico? O directamente pides cita en el digestivo…créeme, ¡¡lo mejor es que te vayas al digestivo de cabeza!!,

Del mismo modo, si te has contracturado por tensión vas al fisio, si se te sube la tensión arterial a 9/15, ve al cardiólogo y lleva contigo un fármaco antihipertensivo. Si del estrés has engordado, vas al nutricionista para equilibrar tu peso.
Si debido al estrés, los niveles de serotonina en tu cerebro han bajado estrepitosamente, tu cortisol está por las nubes y ya llevas un tiempo con síntomas parecidos a la depresión u obsesivos vas a…

¿¿¿Al psiquiatra???

Uy no no…yo no quiero pastillas. ¡¡Me niego!!

Muchas personas tienen un gran rechazo a acudir al psiquiatra, en casi todos los casos por miedo o desconocimiento, o simplemente piensan que acudir a un psiquiatra por ansiedad o depresión es sinónimo de enfermedad mental o locura, dejando el trabajo de estos profesionales sólo a enfermedades graves como la esquizofrenia, tx bipolar, etc. Y por tanto, «no no, yo no soy de esos». En todo esto, hay también un miedo muy humano y muy profundo que es el «miedo a estar loco», miedo a volverse loco y/o admitir que se está «mal o muy mal». Pues bien, al fin y al cabo es sólo miedo y desconocimiento. Si tienes muchas ideas obsesivas, tu cabeza es una lavadora, te dan ataques de pánico, no puedes dormir…por favor, acude a un buen psiquiatra que sepa escucharte y entenderte, porque hay aspectos físicos que los psicólogos no podemos hacer y de hecho, para avanzar en terapia, debemos eliminar este bloqueo físico, cuando los niveles de algunos neurotransmisores ya han bajado y hay una limitación de funcionamiento. Al igual que tomas cápsulas de hierro cuando tienes anemia, tiroxina cuando tienes hipotiroidismo, etc. Es necesario equilibrar los niveles de neurotransmisores para un correcto funcionamiento.

He estado trabajando durante años con algunas personas que se han negado en rotundo a tomar ningún tipo medicamento regulador de neutotransmisores a pesar de tener una enfermedad mental (anorexia nerviosa, trastorno bipolar, TOC) a pesar de habérselo recomendado muchas veces. Es una pena no haber podido hacer un trabajo profundo con ellas, a pesar de los años, porque cualquier mínima cosa ya es «estoy gorda» o «estoy loca» y no salen de la rueda del hámster, su nivel de serotonina sigue muy bajo y no hay fuerza para crear otras nuevas conexiones en el cerebro. Lo intentamos, durante años, hay mejoría, otras veces recaída, y así.

¿Sabéis qué pienso realmente? Sólo vivimos una vez, y hemos venido aquí para ser felices, para saborear la vida y vivirla intensamente, aprender a amar y amarnos a nosotros mismos y a disfrutar de la vida. Si tienes una crisis, ¿por qué vivir sufriendo por miedo y prejuicios? Puedes paliar tus síntomas ahora con fármacos si son muy perturbadores, y poco a poco trabajar en tu interior con un cerebro fuerte y con buen funcionamiento, lleno de oxígeno y funcionando al 100%, a pesar de que te parezca a veces que no lo está, si hay efectos secundarios como somnolencia, por ejemplo.
Cuando ya pase la crisis aguda, se va sustituyendo por cositas naturales, y finalmente nada, sales andando tú solo/a.

Soy una gran amante del Ayurveda, la fitoterapia, la medicina tradicional china, la homeopatía, el yoga, la meditación, la aromaterapia, etc. Personalmente, las utilizo y quien me conoce sabe que recomiendo el consumo de muchos de estos productos y métodos. Pero en ocasiones, no es suficiente para superar la crisis por la que estamos pasando, por tanto, ¿por qué cerrarse a una posibilidad que nos hará bien?

Otro miedo que me he encontrado es…

¿Y si tengo que depender de esa pastilla para toda la vida?

Un alto porcentaje de personas sólo las utiliza durante una época y luego ya no las toma más, otro porcentaje, las toma en varias ocasiones a lo largo de la vida y otro pequeño porcentaje, las toma de por vida, ¿¿y qué?? Conozco personas de éxito, felices, cumpliendo sus sueños, con familias maravillosas y profesiones que aman, y toman antidepresivas, sí, de por vida. ¿¿Y qué??¿ Te vas a morir 3 años antes de lo que se supone que ibas a morir? ok pero viviste a gusto. No vas a desarrollar Alzheimer por tomarlas!!. En fin, hay muchos bulos, desconocimiento y miedos acerca de los psicofármacos.
Cada vez hay medicamentos más modernos e inteligentes, menos dañinos. Antiguamente los efectos secundarios erran horribles y la imagen del típico manicomio de las películas estaba lleno de síntomas extrapiramidales.

No me gusta la industria farmacéutica, no me gusta el hiper-consumo de medicamentos. Pero sí creo en vivir con amabilidad, con calidad de vida y creo que una manera de quererse a uno mismo y saber cuidarse, con responsabilidad hacia uno mismo, es eliminar prejuicios, informarse bien y tomar decisiones responsables para vivir como desea tu parte sana y sagrada: FELIZ

Ojo, hay otro perfil de personas que sólo quieren la pastilla y no mirar hacia adentro ni cambiar nada de sí mismos ni aprender nada, sólo que se les pase esto. Es otra manera de abandonarse, pasando por la vida de puntillas, huyendo hacia adelante y desconectándose de sí mismos. Al fin y al cabo, es lo mismo pero en el extremo contrario. En este caso el prejuicio suele ser hacia la psicoterapia. De nuevo, miedo y desconocimiento.

Al fin y al cabo, cuando nos negamos tanto a algo «por convicción o creencias» estamos en una rigidez mental, algo de nosotros mismos no estamos viendo, en la mayoría de los casos, es miedo.

¿DESDE DÓNDE TOMAS TUS DECISIONES?
¿DESDE EL MIEDO O DESDE EL AMOR?