Mi manera de trabajar

Trabajaremos en DOS NIVELES:

  1. Nivel síntomas: Si ya acudes a terapia con síntomas, seguramente necesitarás ayuda para gestionarlos y superarlos. Me refiero a síntomas de ansiedad, depresión, obsesiones, pensamientos automáticos negativos, baja autoestima, inseguridad, agresividad, bloqueos, problemas sexuales, etc.
  2. Nivel profundo: Para superar realmente una crisis o unos síntomas tenemos que ver qué hay debajo, qué es lo que los originó y qué función pretenden cumplir en tu sistema de defensa psicológico, qué aprendizajes antiguos hay detrás de aquello que se manifiesta y nos hace sufrir. Porque aunque a veces parezca mentira, tiene un sentido haber desarrollado una sintomatología, y entender esta lógica y este motivo nos suele dar mucha calma y como el agua, se va desvaneciendo.
  3. Nivel «entrenamiento»: una vez que hemos entendido el para qué de los síntomas, el por qué y gestionamos mejor los síntomas, o bien van desapareciendo, es necesario entrar en una etapa de entrenamiento para realizar otros mecanismos nuevos y más adaptativos, que cumplan la misma función que perseguían los antiguos (por ejemplo, sentirse protegido, necesidad de amor y cariño, sentirse valiosa/o, etc.) Esto suele hacerse de manera transversal, a medida que vamos poniendo conciencia en nuestro propio funcionamiento a lo largo del proceso terapéutico.
    Aquí debemos desarrollar nuestra paciencia y perseverancia, ya que los mecanismos de siempre tienen mucho camino recorrido en nuestro cerebro y nuestro repertorio de conductas, pero es importante alegrarnos de estar creciendo y perseverar con cariño hacia nosotros mismos.