EL VERANO DE LA FRUSTRACIÓN

Verano de la frustración 2020

Este verano me estoy encontrando en los cuerpecitos serranos de mis pacientes, amig@s, conocid@s, vecin@s, familiares, y en el mío propio una emoción mixta que siempre ha existido pero que nunca fue tan obvia como ahora:

LA FRUSTRACIÓN

Y digo mixta porque no es una emoción pura sino que tiene un aspecto cognitivo, ya que la frustración es la caída de una expectativa positiva que teníamos, y que ahora ya no se puede cumplir, al menos en este momento.

Me encuentro pacientes que se ven en la espera, en la incertidumbre, la pérdida de predictibilidad, la sensación de control, y todo ello nos produce mucha angustia. Otras personas han tenido que modificar su estado laboral (en los mejores casos), pérdida del trabajo, comienzo de otros, divorcios, nuevas relaciones, hay menos dinero disponible, no es aconsejable volar, tenemos la amenaza de «y si nos confinan de nuevo…», incertidumbres varias, cambios en el peso corporal, gente que ha tenido que volver a casa de sus padres, personas que han tenido un fallecimiento cercano y viven ahora un duelo, niños en casa todo el día, poco espacio personal, convivencia familiar en verano que no siempre es nutritiva y cuando vamos a la playa tenemos que pasear con mascarilla. La mezcla mascarilla y sudor en Sevilla es inevitable, lo cual no es que sea del todo agradable y NO SE PUEDE EVITAR, así son las cosas en este tiempo de pandemia. No hay mucha estimulación intensa para los adictos a las emociones fuertes y de nuevo…frustración.

En definitiva, todas estas situaciones sólo son unos cuantos ejemplos de los momentos vitales que estamos viviendo con esta crisis sanitaria mundial. Hoy no quiero centrarme en todos los aspectos psicosociales que nos afectan inevitablemente, me quiero centrar en algo más sencillo y cotidiano, la frustración.

Al fin y al cabo, estamos privados de una libertad que antes teníamos y ahora no hay más remedio que no tenerla.

ENTONCES, ¿CUÁL ES LA SALIDA? ¿CÓMO AFRONTAR LA FRUSTRACIÓN?

La primera virtud a trabajar es la ACEPTACIÓN de las cosas como son, parece muy sencillo así dicho, muy bonito!!, pero no es tan fácil, rápidamente sentimos irritabilidad, enfado, angustia, síntomas de ansiedad o síntomas depresivos, así que voy a ir más allá, porque esto suena un poco «happyflower».

Ahora toca de verdad, más que nunca, trabajar nuestra verdadera CREATIVIDAD, cómo superar esta frustración, esta adversidad de una manera nueva, creativa. Podemos probar nuevos movimientos, permitirnos estar de un modo que no tenemos muy explorado.

Ojo, hay movimientos nuevos que producen rareza o extrañeza y que de entrada no son cómodos, pero es importante que persistas si sientes que te sienta bien esta nueva manera. Se nos cae lo que nos daba estabilidad, y si estabas muy identificada con estos aspectos, te caes del todo. Por tanto es importante que veas que no eres un sólo aspecto, no eres sólo ese aspecto de tu vida que se cayó, esa estabilidad que había antes y ahora no la hay. Eres mucho más, eres muchos aspectos, y ahora tienes la oportunidad de desarrollar esos otros aspectos de ti misma.

niño interior

Es muy importante ahora tener muy presente a nuestro niño interior. ¿Cómo tratarías a un niño que no tiene su juguete preferido, que le dicen que no puede ir al parque de atracciones al que le habían prometido ir y que tiene miedo? Es un niño con una rabieta o bien un niño con miedo que llora. Vamos a poner conciencia en esta parte de nosotros mismos, en esta parte vulnerable que está actuando en nuestro inconsciente y que probablemente, simplemente necesita una mirada, una caricia, un abrazo, un gesto de cariño y comprensión, y cuando se le pase el disgusto y deje de llorar, le podemos aportar un nuevo juego que no conocía para entretenerse, un nuevo pensamiento o actitud, una nueva actividad. Todo ello es lo que ahora más que nunca, hemos de hacer con nosotros mismos, como si fueras ese niño o niña.

JUSTO DETRÁS DE LA FRUSTRACIÓN ESTÁ TU VERDADERA CREATIVIDAD, TU ESENCIA

Una respuesta a «EL VERANO DE LA FRUSTRACIÓN»

  1. Hay que apostar a nuevas invenciones e intentar ganar la apuesta.
    Quien nunca juega nunca pierde, tampoco sabe lo se gana si la jugada sale bien, pero lo peor de todo es no jugar ni apostar por nyevas invenciones.

Responder a Aboro Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *